Esta organización agraria ve cómo el incremento del precio en los insumos de las explotaciones está aumentando los costes de producción y poniendo en riesgo la viabilidad de las explotaciones agropecuarias.

            La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) advierte del desmesurado incremento en el precio de los insumos, fundamentales para la producción de alimentos, que está incrementando los costes de producción y poniendo en jaque a las explotaciones agrarias y ganaderas, que ya venía arrastrando profundos problemas en la formación de precios.

Durante estos últimos meses, el precio de la luz, los fertilizantes, el pienso, el gasóleo e incluso la maquinaría que necesitamos para trabajar, ha experimentado un importante incremento en su precio, que está repercutiendo de lleno en los agricultores y ganaderos de nuestra comunidad y que lejos de frenar continua en alza.

            Según los últimos datos conocidos comparados con los del año pasado, el precio del gasóleo se ha incrementado un 80%, el de los fertilizantes un 180%, la electricidad un 40% y el del pienso un 30%, y mucho nos tememos que aún no ha tocado techo. Este desmesurado incremento provoca que los costes de producción de nuestras explotaciones se incrementen, pero no así el importe que percibimos por nuestras producciones.

            Mientras tanto, el número de activos en el sector ganadero continúa disminuyendo y en los últimos 6 años en Castilla y León han cerrado 1.420 explotaciones de ovino, es decir, un 21,74% de las explotaciones. En el caso del vacuno de leche han cerrado sus puertas 510 explotaciones, un 35,51%, quedando en la actualidad tan solo 887 ganaderos de vacuno de leche en nuestra comunidad.

            El incremento en el precio de sus producciones está siendo la puntilla de un sector ya de por sí muy dañado por el bajo precio que perciben por lo que producen, generando una tremenda incertidumbre a los profesionales agrarios y ganaderos.

La Unión de Campesinos de Castilla y León insiste en la importancia de poner en marcha mecanismos de intervención que evite la volatilidad de los mercados y aseguren la rentabilidad de los agricultores por encima de los costes de producción.

            Del mismo modo se pide que la Ley de la Cadena Alimentaria contribuya a favorecer las relaciones contractuales entre los diferentes eslabones que la constituye mediante una mesa de negociación, que permita el establecimiento de unos importes por encima de los costes de producción que contribuyan a evitar la inseguridad e incertidumbre siempre está detrás de la agricultura, apunta UCCL.

Twitter
Visit Us
Tweet